LUDOPATÍA

La ludopatía o juego patológico es una enfermedad en la cual el individuo que la padece sufre de incapacidad por controlar los deseos de jugar juegos de azar. Obteniendo, como consecuencia, afectaciones en su economía, familia, círculo social y en su persona.

Las apuestas estimulan el sistema cerebral de recompensas de la misma manera en que lo hacen las drogas o el alcohol. El juego fomenta la ilusión de poder controlar los resultados, lo que anima a la persona a seguirlo intentando. Se ha demostrado que existe una interacción entre la sensación de control y el desarrollo de la enfermedad.

A nivel mundial se reporta que la edad en que se comienza con los juegos de azar es a los 11 años. La Federación Mexicana de Jugadores en Riesgo, A.C. señala que los un 5% de las personas que viven en zonas donde predominan los casinos, por ejemplo, Nuevo León, padecen de ludopatía.

En Estados Unidos, Canadá y España se estima que el trastorno afecta a más del 3% de la población adulta y a más de 2.2 millones de adolescentes de entre 12 y 17 años.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Cabe recalcar que las afectaciones varían de acuerdo con distintos factores como el género, edad, tipo de juego, otras adicciones, situación económica y demás.

Aquí se muestran los principales indicadores de la enfermedad:

  • Se presentan síntomas de dependencia, tolerancia y el síndrome de abstinencia. Como sucede con las personas adictas a las sustancias.
  • El deseo o impulso emocional y físico que se tiene de apostar sólo se calma cuando se juega.
  • Cada vez se invierte más tiempo y dinero jugando.
  • Cuando se interrumpe el juego, la persona ludópata se siente irritada e inquieta.
  • Se pierde el interés en las actividades que antes le gustaban, enfocándose en conseguir dinero para apostar y por supuesto, jugar.
  • Niegan, ocultan o minimizan su adicción.
  • Ponen en riegos o rompen relaciones laborales, familiares y/o escolares.
  • Se puede recurrir a robar o hacer otras actividades ilícitas con la finalidad de obtener dinero.
  • Necesidad de apostar cantidades de dinero cada vez más grandes.
  • Problemas legales o pueden terminar en la cárcel.
  • Mal estado de salud en general
  • Pensamientos suicidas, intentos de suicidio e incluso el suicidio.

Causas

Si bien, se desconoce la existencia de un detonante principal que lleve a las personas a apostar y jugar descontroladamente, se cree que puede deberse a una combinación de distintos factores.

Factores de riesgo:

  • Trastornos de salud mental: Se ha observado que las personas que apuestan de manera compulsiva también abusan de sustancias, sufren trastornos de la personalidad, ansiedad, depresión, trastorno bipolar, trastorno obsesivo-compulsivo o trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad.
  • Edad: Es común que esta enfermedad ataque a personas jóvenes y de mediana edad. Si se empieza a jugar y apostar a edades tempranas, las probabilidades de padecer ludopatía aumentan; sin embargo, el juego patológico en adultos mayores resulta relevante para la sociedad.
  • Sexo: Si bien, es más frecuente en hombres y a pesar de que las mujeres comienzan en el mundo de las apuestas a edades avanzadas, estas se pueden volverse adictas con mayor rapidez que los varones. Aunque últimamente los patrones en el juego por parte de ambos sexos muestran un mayor grado de similitud.
  • Influencia de personas cercanas: Si se tienen familiares o amigos con problemas con el juego, es más probable que “se contagie”.
  • Medicamentos para tratar la enfermedad de Parkinson y el síndrome de las piernas inquietas: En ocasiones, algunos tipos de medicamentos, por ejemplo, los agonistas dopaminérgicos, producen como efectos secundarios conductas compulsivas, la ludopatía es uno de ellos.
  • Determinadas características de la personalidad: Si se trata de una persona altamente competitiva, adicta al trabajo, impulsiva y/o inquieta, el riesgo de padecer esta enfermedad es mayor.

La ludopatía es una enfermedad silenciosa, pues no se es adicto a sustancias como en el alcoholismo o en la drogadicción, sin embargo, es un trastorno grave que puede tener finales trágicos si no es tratada a tiempo.

 

Ludopatía Ultreya